Recursos: Bosque – Bosque nativo

RECURSOS: BOSQUE Y PLANTACIÓN FORESTAL Bosque nativo

¿Qué es el bosque nativo?

A diferencia de las plantaciones forestales, que son resultado de la acción humana, el bosque nativo suele estar formado por una variedad de especies autóctonas u originarias que crecen en ecosistemas sin intervención humana. Los bosques nativos pueden tener miles de años de antigüedad, durante los cuales han logrado alcanzar un equilibrio con el ambiente a su alrededor, pero también pueden haber nacido hace solo unas décadas, como los bosques que crecen en forma natural después de fenómenos como los incendios forestales.

Los bosques nativos cumplen un rol clave en la biodiversidad de su zona, pues son el hábitat y sustento de especies animales, su lugar de alimentación, refugio, caza y migración. Sin embargo, debido a malos usos de los terrenos, los efectos del cambio climático, y en algunos países el aprovechamiento del suelo para plantaciones industriales, la vida de los bosques nativos se encuentra cada vez más amenazada. En consecuencia, muchos gobiernos, organizaciones y empresas se esfuerzan por identificar y proteger estas zonas para las futuras generaciones.

En Chile, los bosques nativos cubren el 18,7% del territorio nacional, y el 5% de estos se encuentran al interior de parques nacionales y reservas forestales.

Aunque los bosques nativos se subdividen en distintos tipos según dónde estén ubicados y cuáles sean sus especies predominantes, la mayoría se concentra desde la región de Los Ríos hacia el sur. En específico, los bosques naturales de nuestro país han sido clasificados en distintos tipos forestales:

  1. Esclerófilo, que se encuentra desde la cordillera de la Costa hasta la de los Andes, abarcando las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, del General Libertador Bernardo O’Higgins, del Maule y del Biobío. Para su crecimiento y vida requiere de precipitaciones entre los 200 y los 1.000 mm de agua anual y temperaturas entre los 0 y los 25 ºC.
  2. Palma chilena en las regiones de Valparaíso y del General Libertador Bernardo O’Higgins, en las zonas de Petorca y sur de Colchagua. Requiere de un clima mediterráneo bastante similar al del bosque esclerófilo.
  3. Roble-Hualo es el tipo de bosque nativo que se encuentra entre el cerro La Campana y el río Itata, entre las regiones de Valparaíso, Metropolitana, del General Libertador Bernardo O’Higgins, del Maule y del Biobío. Requiere entre 500 y 2.000 mm de precipitaciones y soporta temperaturas mínimas que bordean los 0 ºC.
  4. Ciprés de la Cordillera se encentra en la cordillera de los Andes desde la región del General Libertador Bernardo O’Higgins hasta Aysén, y crece en situaciones extremas de lluvia y frío.
  5. Bosque Roble-Rauli-Coigüe, que se encuentra desde el río Ñuble, en la región del Maule, hasta la región de Los Lagos, tanto en la cordillera de la Costa como en la de los Andes. Requiere de 1.500 a 3.000 mm de precipitaciones y temperaturas que oscilan entre los 0 y los 20 ºC.
  6. El bosque nativo de Lenga está principalmente en la cordillera de los Andes y sectores de la cordillera de la Costa, entre la región del Maule hasta Magallanes, con precipitaciones entre 500 y 5.600 mm en gran parte en forma de nieve.
  7. En la cordillera de los Andes entre las regiones del Biobío y de Los Lagos encontramos el bosque nativo de Araucarias, que también incluye coigües, robles, lengas, ñirres y canelos. Las temperaturas de su hábitat varían entre los 10 ºC y los 15 ºC en verano.
  8. Otro tipo de bosque nativo es el de Coigüe-Ruli-Tepa en las cordilleras de los Andes y de la Costa entre las regiones del Biobío y Los Lagos. En este tipo de bosque también se encuentran tepas, tineos, olivillos, mañíos, lengas y ulmos. Crecen con temperaturas algo más bajas, pero con precipitaciones similares a la del bosque Roble-Rauli-Coigüe.
  9. El llamado bosque Siempreverde se encuentra entre la cordillera de los Andes, de la Costa y en el llano Central, en la zona que va desde la Araucanía hasta Aysén. Su hábitat se caracteriza por recibir entre 2.000 y 5.000 mm de precipitaciones y por temperaturas medias máximas entre los 15 ºC en el norte y 11 ºC en el sur, en verano.
  10. El bosque de Alerce está en las regiones de Los Ríos y Los Lagos, tanto en la cordillera de los Andes como de la Costa. Recibe más de 4.000 mm de precipitaciones, las que en invierno caen en forma de nieve. En este tipo de bosque hay, además de alerces, coigües, canelos, tineos, cipreses de las Guaitecas, arrayanes, fuinques, ñirres, mañíos y tepas.
  11. El Ciprés de las Guaitecas es un bosque que está entre las regiones de Los Lagos y Magallanes, en humedales al norte de Chiloé, en las cordilleras de los Andes y de la Costa. También en áreas bajas en la zona de los canales. Las temperaturas mínimas de su hábitat rara vez bajan de los 0 ºC y las oscilaciones son de aproximadamente 4 ºC, en tanto que las precipitaciones van de 2.500 a 7.500 mm. En este bosque nativo hay cipreses de las Guaitecas, coigües de Chiloé, mañíos, coigües de Magallanes, canelos, tineos y ñirres.
  12. Finalmente, el bosque nativo más al sur del país es el Coigüe de Magallanes, entre las regiones de Los Lagos y de Magallanes. Se encuentra ocasionalmente en la cordillera de los Andes y en la zona costera, en las islas y archipiélagos.

En la región del Biobío, en particular, entre las especies nativas se encuentran la araucaria, el coigüe, el arrayán, el lingue, el mañío, el peumo, el olivillo, la patagua, el quillay, el raulí, el roble, la tepa, el tineo, el ulmo, el espino, el litre, el maqui y la quila.

Además de los bosque nativos en general, existen también algunos puntos vitales por su biodiversidad, conocidos como Áreas de Alto Valor de Conservación (AAVC). Estos presentan características o atributos únicos, significativos o críticos, debido a las especies que los integran, los beneficios medioambientales que proveen, o los valores socioculturales que sustentan, dado que son lugares donde se desarrollaron o desarrollan aún actividades relevantes desde el punto de vista cultural o religioso para las comunidades locales. Por ello se hacen importantes esfuerzos para conservarlos y ayudar a que crezcan de forma segura.

 

¿Cuál es la diferencia entre especies nativas y especies introducidas?

Las especies nativas o autóctonas tienen su origen en la zona que habitan. Han crecido en ese lugar en forma natural durante mucho tiempo y están adaptadas para convivir armónicamente en el territorio.

Por su parte, las especies introducidas o exóticas, como las que se utilizan en las plantaciones forestales, son las que se han establecido en un lugar diferente a su ecosistema de origen. Muchas de las especies forestales introducidas han sido establecidas por razones productivas u ornamentales. Por ejemplo, el pino radiata es originario de la zona de California, en Estados Unidos, pero fue introducido en Chile durante el siglo XIX debido a su rápido crecimiento en el territorio nacional. Otros ejemplos en el continente y en Chile son las especies de eucalipto nitens y eucalipto globulus, el sauce, el álamo, el liquidámbar, el encino y algunas especies de aromo, como el llamado aromo chileno, que en realidad proviene de Australia.

Las plantaciones forestales en el país abarcan desde la región de Valparaíso hasta la región de Aysén, principalmente en suelos descubiertos y erosionados. Aunque por ley es obligatorio reforestar todos los bosques que se cosechan, en la práctica, durante los últimos 25 años, la tasa de plantaciones supera ampliamente la de cosecha, por lo que es de esperar que la población de árboles introducidos siga creciendo.