Recursos: El Árbol – Química del árbol

RECURSOS: EL ÁRBOL Química del árbol

¿De dónde obtienen su alimento y energía los árboles?

Las plantas son los únicos seres vivos capaces de crear su alimento a partir de sustancias inorgánicas (como los nutrientes en el suelo), gracias al proceso llamado fotosíntesis, que permite al árbol guardar grandes cantidades de energía en sus células, que luego usa para formar el alimento que le permite crecer. Esta es la energía que se libera cuando usamos la madera como combustible y es la base de toda la cadena alimenticia del planeta, desde las especies que se alimentan de las plantas hasta los animales carnívoros y, por supuesto, los seres humanos.

El proceso de fotosíntesis comienza con las raíces, que absorben agua y nutrientes del suelo, los cuales se mezclan para formar una sustancia llamada savia. Esta savia sube por el tronco, a través de unos tejidos conocidos como xilemas, hasta llegar a las hojas.

Una vez allí, las células de las hojas activan unas estructuras llamadas cloroplastos, que son capaces de convertir la luz en energía. Con esta energía, que le entrega la luz solar, las hojas utilizan unos pequeños poros que tienen en su envés, y que son llamados estomas, para absorber el dióxido de carbono (CO2) que se encuentra en el aire. Luego, el árbol extrae el carbono y lo combina con la savia, con el fin de producir los componentes orgánicos que necesita para crear nuevas células y tejidos, en especial la celulosa. Esta nueva sustancia, llamada savia elaborada (glucosa), se distribuye a cada rincón y célula del árbol por medio de unos tejidos conductores llamados floemas.

Uno de los «desechos» de este proceso es el oxígeno (O2), que formaba parte del dióxido de carbono, y que las plantas liberan de regreso al aire también a través de los estomas. Este proceso permite al resto de las especies animales, como los seres humanos, respirar un aire limpio que se renueva constantemente.

 

¿Cuál es la importancia de la fotosíntesis para el medio ambiente?

Una de las consecuencias más importantes del proceso de fotosíntesis es que el árbol rompe las moléculas de dióxido de carbono, absorbe los átomos de carbono y libera al exterior átomos de oxígeno. Este proceso ha sido clave para el desarrollo de la vida en el planeta y la mantención de un medio ambiente sano, pues las especies animales necesitamos oxígeno para sobrevivir. En promedio, un árbol puede llegar a producir cerca de 100 kilos de oxígeno al año, y si bien no son los únicos productores de oxígeno en el mundo (comparten esta característica con otras especies vegetales terrestres y submarinas, como las algas y las cianobacterias), constituyen una pieza clave en la mantención del ecosistema del mundo, por lo que siempre es necesario proteger y reforestar las zonas forestales.

 

 

¿Qué es la celulosa?

La celulosa es la molécula natural más abundante en el mundo, presente en la mayoría de la biomasa terrestre, pero en especial en las algas y las plantas. Debido a que es un producto tan común o importante en el mundo actual, parece sorprendente que fuese descubierta recién en 1838 por el químico francés Anselme Payen, quien la aisló a partir de materia vegetal y descubrió su fórmula química.

En forma natural, las plantas producen moléculas de glucosa por medio de la fotosíntesis, que luego conectan en una larga cadena de moléculas (conocida como polímero) que llamamos celulosa. Estas cadenas forman las paredes de sus células, lo que las hace resistentes y de una vida más larga que una célula animal.

Aunque por sí sola es una fibra altamente resistente, en la madera de los árboles la celulosa se combina con otra molécula llamada lignina, lo que le da al árbol su gran rigidez y resistencia característica.